La Atmósfera – Un desafío

Richard S. Lindzen conoció a Charney en 1961 en Harvard, donde entonces era un estudiante graduado. Charney se reunía con frecuencia con estudiantes de Harvard en varios seminarios y ocasiones sociales. En el trimestre de primavera de 1967, Lindzen y Charney estuvieron juntos en la UCLA, donde discutieron problemas en meteorología tropical. Lindzen es actualmente Profesor Emérito del Departamento de Ciencias de la Tierra, Atmosféricas y Planetarias del MIT y Miembro Distinguido del Centro para el Estudio de la Ciencia. Trabaja en el Instituto Cato, un grupo de expertos donde se centra en la interacción entre la ciencia y los responsables políticos.
Edward. N. Lorenz conoció a Charney en 1952 en Cambridge, Massachusetts, en una conferencia de turbulencia. Entre sesiones lograron hablar sobre algunos aspectos de la ecuación de vorticidad barotrópica, y estas discusiones establecieron un patrón que persistiría a lo largo de los años. Dr. Lorenz fue miembro del personal del departamento de meteorología del MIT de 1948 a 1955, cuando se convirtió en profesor asistente. Fue ascendido a profesor en 1962 y se desempeñó como jefe del departamento de 1977 a 1981. Se convirtió en profesor emérito en 1987. El Dr. Edward N. Lorenz murió el 16 de abril de 2008 a la edad de 90 años. Como pionero de la teoría del caos, fue mejor conocido por la noción del «efecto mariposa» y el atractor de Lorenz.
George W. Platzman conoció a Charney en diciembre de 1946 o enero de 1947 en la Universidad de Chicago, al regresar a Chicago después de una ausencia de dos años, unos meses antes de que Charney partiera hacia Oslo. En 1949-51 fue consultor a tiempo parcial del Grupo de Meteorología en el Instituto de Estudios Avanzados, y participó con Charney y otros en los cálculos de ENIAC de 1950 y 1951. George W. Platzman, Profesor Emérito de Ciencias Geofísicas en la Universidad de Chicago, murió el 2 de agosto de 2008 a la edad de 88 años. Desde principios de su carrera, ayudó a formular el primer pronóstico meteorológico por computadora (en el ENIAC en 1950), ha contribuido a la transformación del pronóstico meteorológico de conjeturas cualitativas a ciencia cuantitativa. Será recordado como un pionero en el campo de la predicción de mareas de tormentas y uno de los fundadores de la meteorología moderna.