John Sulston

John Sulston nació en Buckinghamshire el 24 de marzo de 1942, hijo de un ministro de la Iglesia de Inglaterra y un maestro de escuela. Una obsesión de la infancia con cómo funcionaban las cosas, ya fueran animadas o inanimadas, llevó a obtener un título en Ciencias Naturales en la Universidad de Cambridge, especializado en química orgánica. Se quedó para hacer un doctorado en la síntesis de oligonucleótidos, tramos cortos de ARN. Fue una posición postdoctoral en el Instituto Salk en California lo que abrió los ojos de Sulston a las fronteras inexploradas donde la biología y la química se encuentran. Trabajó con Leslie Orgel, un químico teórico británico que se había absorbido en el problema de cómo comenzó la vida. Por recomendación de Orgel, Francis Crick reclutó a Sulston para el Laboratorio de Biología Molecular del Consejo de Investigación Médica en Cambridge.

Llegó allí en 1969, y se unió al laboratorio de Sydney Brenner. Brenner se había propuesto entender la secuencia de eventos de un gen a un organismo vivo y con comportamiento completo mediante el estudio del diminuto gusano nematodo Caenorhabditis elegans.

Durante más de 20 años, Sulston trabajó en el gusano, trazando por primera vez la secuencia de divisiones celulares que conducen de un óvulo fertilizado a un gusano adulto, identificando mutaciones genéticas que interfieren con el desarrollo normal, y luego mapeando y secuenciando los 100 millones de letras de código de ADN que componen el genoma del gusano.

El éxito de este último proyecto, llevado a cabo conjuntamente con Bob Waterston de la Universidad de Washington en St.Louis, llevó a Wellcome Trust a poner a Sulston a la cabeza del Centro Sanger, establecido en 1993 para hacer una importante contribución al Proyecto internacional del Genoma Humano. Allí dirigió un equipo de varios cientos de científicos que completaron la secuenciación de un tercio del genoma humano de 3 mil millones de letras, junto con los genomas de muchos patógenos importantes, como los bacilos de la tuberculosis y la lepra.

Como líder de uno de los cuatro principales centros de secuenciación del mundo, Sulston tuvo una gran influencia en el Proyecto del Genoma Humano en su conjunto, en particular al establecer el principio de que la información del genoma debe liberarse libremente para que todos puedan beneficiarse.

En 2000 Sulston renunció como director del Centro Sanger (ahora Wellcome Trust Sanger Institute), aunque mantuvo una oficina allí por unos años más, continuando trabajando en las publicaciones del Proyecto Genoma Humano y en los problemas pendientes con el genoma del gusano.

Ansioso por promover sus puntos de vista sobre la liberación libre y la desigualdad global, publicó su propio relato de la «ciencia, política y ética» del Proyecto Genoma Humano*, al tiempo que sumó su voz a organismos influyentes como la Comisión de Genética Humana y un grupo asesor sobre propiedad intelectual creado por la Royal Society. El mismo año dio conferencias de Navidad para niños en la Royal Institution sobre el tema «Los secretos de la vida».

En 2002, John Sulston fue galardonado con el Premio Nobel de Fisiología o Medicina junto con Sydney Brenner y Bob Horvitz, por el trabajo que habían realizado para comprender el desarrollo del gusano y, en particular, el papel de la muerte celular programada.

The Common Thread por John Sulston y Georgina Ferry, Bantam Press 2002.

Tomado de: http://genome.wellcome.ac.uk/doc_WTD021047.html9/2/09 – Escrito por: Georgina FerryJohn Sulston-Biografía